Base sin pan ni harina, muy natural para comer este delicioso capricho sin remordimiento

Ingredientes a utilizar:

  • Una coliflor o medio (depende del tamaño que queremos hacer la masa).
  • Un huevo.
  • ½ cucharada de orégano.
  • Sal.
  • Queso mozzarella.

 

La hora de la verdad:

En primer lugar limpiamos la coliflor, quitamos los tallos y rallamos o la picamos (con una trituradora o rallador) hasta conseguir una especie de “harina” que utilizaremos como elemento principal de la base. Después ponemos esta masa en un bol, lo tapamos y lo introducimos en el microondas seis minutos a máxima potencia. Sacamos la coliflor y como estará muy caliente hay que esperar hasta que se enfríe.

Una vez baje la temperatura ponemos la coliflor en una paño de cocina y dejamos que suelte toda el agua que aún le queda. Cuanto menos agua tenga, más crujiente quedará nuestra masa. Después añadimos en otro bol la harina que hemos conseguido junto con un huevo, sal, orégano y queso mozzarella. Mezclamos hasta conseguir una masa homogénea.

Con el horno precalentado a 180º introducimos esta base durante 8 minutos, pero sin ningún ingrediente por encima, solo la base. Cuando finalice este proceso ya podemos utilizar nuestra base y añadir un relleno de tomate natura, rúcula, berenjena, atún o productos de temporada (esto ya a gusto de cada uno). Como la base previamente ya ha sido calentada con ponerla otra vez cinco o diez minutos nuestra pizza ya estará lista para consumir.

Sin duda, una buena alternativa a uno de los platos que más nos gustan, ¿no crees?